26 diciembre 2013

Los pequeños Hackers



El día de hoy mientras revisaba las noticias, me encontré con la pequeña entrada de los "jueves de ingeniería" de SparkFun Electronics. Es una lectura motivante de la cual me sentí muy identificado y pienso que es una gran lectura para padres y maestros que están buscando la forma de motivar a sus niños en el mundo del conocimiento.

Con el permiso de la gente de SparkFun Electronics, me he tomado el atrevimiento de traducirla al español para que puedan disfrutar también de esta muy bonita lectura.

Créditos originales de la versión en ingles para Mike Grushin de SparkFun Electronics quién escribió tan motivadora entrada. / Original credits for Mike Grushing from SparkFun Electronics who wrote this motivating lecture. / Link: https://www.sparkfun.com/news/1350

Enginursday: Los pequeños Hackers


Cuando yo era una pequeña cría, allá por el cretáceo tardío, podías dar por sentado que mis regalos de navidad no se iban a mantener intactos por más de un día o dos.

Me encantaban los regalos que te permitían construir cosas, como los juegos de Tinkertoys, Legos e insumos artísticos. Y hacía mi mejor esfuerzo (y probablemente fallaba miserablemente) en expresar mi agradecimiento por los regalos más “prácticos” como pantalones y calcetines. Mis favoritos eran los juguetes electrónicos - naves espaciales, tanques y robots; cosas que caminaran por ahí, encendieran luces e hicieran ruido. Me gustaba mucho jugar con ellos, pero lo que me más me gustaba era intentar aprender sus secretos.

Después de jugar con ellos por menos tiempo del que mis padres o el fabricante hubieran pensado, dejaba que el desatornillador saliera de la gaveta de cosas en la cocina, limpiaba un espacio en el piso de mi cuarto y comenzaba hacer el desarmado obligatorio. Mi código ético era no hacer daño. Quería explorar, no arruinar… así que trataba de llevar un delicado registro de todo lo que salía, de tal manera que pudiera ensamblarlo en orden inverso. Dios no permitiera cuando (o cuando no) el perro de la familia viniera corriendo hacia a mí, desordenando la cuidadosamente ordenada vista de despiece de partes y tornillos.

Desensamblar cosas que no estaban pensadas para desensamblarse es un reto divertido. Rápidamente aprendí que algunas veces los tornillos eran obvios y otras veces estaban al fondo de un profundo agujero (Ahora tengo un desatornillador Phillips especial de dos pies de largo para esas ocasiones), y otras veces parece que aparecían por ningún lado. Una pequeña protuberancia indicadora abajo de un sticker o un compartimento de baterías usualmente rebelarían el tornillo final. O tal vez un diente y sus agarraderos ocultos podrían ser separados abriéndolos gentilmente (Usualmente dejando desafortunadas marcas en el plástico, un fallo personal. Esto mucho antes de aprender acerca de las palancas plásticas y otras herramientas especializadas para esas tareas).

Cuando un juguete finalmente era abierto, un mundo escondido de soportes y tabletas electrónicas baratas se revelarían, miraba los mecanismos, encontrando cosas ingeniosas de las cuales yo no conocía sus nombres aún, como los potenciómetros y tornillos sin fín. Una vez había visto todo y tenía mis momentos "aha!", hacía mi mejor intento para colocar todo de vuelta en su lugar. Era más difícil para juguetes armados con mecanismos y resortes que "explotaban" al desensamblarse, y alguna veces me tomaba algunos intentos cuando las cosas no funcionaban tan bien (Un telescopio por el cual no se miraba bien al re ensamblarse, me enseñó acerca de la direccionalidad de algunos lentes y como los árboles binarios pueden crecer rápidamente). Pero en general, lograba armar las cosas nuevamente de manera satisfactoria y podía seguir jugando con ese juguete con un profundo y satisfactorio conocimiento de los secretos que yacían dentro.

Me imagino que muchos de los que están leyendo esto hicieron lo mismo. O tal vez sus hijos están haciendo esto  y te estás preguntando ¿Qué significa y que hacer acerca de ello?. (Spoiler: Han venido al lugar indicado).


Al inicio mi único objetivo al desarmar mis juguetes era averiguar que había dentro. El impulso para explorar lo desconocido, encontrar que hay adentro de la caja cerrada, fuera de las paredes o que es lo que hay al otro lado de un cable de red es profundamente humano y el corazón del hacking (en el buen sentido).

Todo lo que desarmes y del cual aprendas sus secretos es el código fuente de ejemplo de tus futuras creaciones. Hay un montón de descubrimientos y lecciones para aprender acerca de la ingeniería y el diseño que se pueden adquirir solo con mirar el interior de los juguetes o casi cualquier producto comercial. (Muchas de las lecciones incluyen diseño para manufactura, que es típicamente de una vía. Si quieres aprender acerca de diseño para el mantenimiento, deberías desarmar algún equipo viejo de pruebas de HP o Tek. Son cosas preciosas.)

En poco tiempo, las lecciones que aprendí cuando desarmaba cosas y las armaba de vuelta se volvieron útiles para cuando estas fallaban. A veces el fallo estaba oculto en una tableta impresa; otras veces no podía hacer nada en el momento (pero esperaba aprenderlo algún día). Algunas veces la causa era obvia, un soporte roto que podía ser pegado, un resorte que se había salido de su soporte o un cable que obviamente se había desconectado. Ser capaz de arreglar un juguete arruinado era algo impresionante entre las personas que me rodeaban y esto fue notado por el ojo de mis padres.

Además de algunas reglas básicas de sentido común como "no desarmes cosas que no te pertenescan" (Hubo un desafortunado incidente que involucró el equipo de sonido de la sala), mi mamá y papa fueron sorprendentemente motivantes en lo que probablemente era un comportamiento inusual para un niño (mis padres eran músicos, no ingenieros). Mi papá comenzó a darme cosas como una caja de cigarrillos llena de partes viejas de reloj (su padre era un relojero). Mi mamá expandió el juego de un solo desatornillador a una pequeña caja de herramientas. Pero una de las cosas que abrió más mi mente fue la librera de mis padres, particularmente la Enciclopedia del Mundo. Antes del Internet (¡Salgan de mi jardín!), podías buscar un resumen decente de los logros de la humanidad en cerca de tres pies de espacio de la librera. Ahí aprendí porqué el telescopio funcionaba (Y también la historia de su invención), que el curioso mecanismo que encontré se llama un tornillo sin fin (Y era uno de muchos otros mecanismos ingeniosos), y que eran lo que estaba adentro de las cosas que abría pero no sabía que eran, como las baterías (Pro tip: hagan esto afuera de casa). Y en lo que los libros todavía son una maravilla es en la tarea de buscar - podrías no descubrir un artículo acerca de "ariete de baterías" a menos que primero hayas buscado "baterías". (El internet sin embargo, es mejor para encontrar fotos divertidas de gatitos)

Eventualmente me gradué de arreglar lo que se podía arreglar, a re-utilizar, modificar y deshacer (canibalizar). Un radio que adolecía de no tener salida para audífonos podía ser ayudado. Un VCR roto (¡Te dije que salieras de mi jardín!) en un cesto de basura podía caminar desde la escuela de regreso a mi casa y convertirse en una pila de motores y pantallas. No sabía aún cómo utilizar muchas de esas cosas, pero cada parte era la puerta de entrada a nuevo conocimiento y posibilidades. Esos primeros días con un desatornillador y un juguete en el piso de mi cuarto comenzaron con un largo, divertido viaje que me ha traído hasta acá.

Muchos de nosotros en SparkFun, incluyendo Nate, crecimos haciendo esto, y aún desmantelamos cosas cuando tenemos la mínima oportunidad (el término utilizado para ello de moda es "teardown"). Es una experiencia gratificante y educacional como siempre lo fue. Nick Poole hace poco me trajo una caja de algunas piezas de un viejo juego de pinball para mostrarme lo ingeniosa que era. La parte divertida era que toda la lógica electromecánica estaba ahí, visible, y fácilmente podías identificar como los bumpers activaban los solenoides que incrementaban los contadores de puntajes, etc. Es bueno recordar que hay muchas más formas de resolver a un problema que simplemente utilizando transistores y mientras más abiertamente pienses en soluciones, más problemas serás capaces de resolver.

Gracias papá y mamá, padres y maestros de todas partes por motivar este tipo de curiosidad, incluso cuando a veces parece más del lado destructivo. El apoyo, las herramientas y el acceso al conocimiento llevará a un niño a donde sea y cada día estoy agradecido de que me fueron dadas todas esas cosas. Si tú tienes un niño de corta edad, piensa en tomar un desatornillador y un juguete viejo y descubrir juntos que hay adentro.


¡Todos aquí en SparkFun esperamos que hayas obtenido lo que deseaste para estas fiestas y les deseamos que tengan todos un feliz año nuevo!



Si piensas que esta traducción podría ser mejorada, puedes agregar los cambios a el texto en la siguiente dirección: https://docs.google.com/document/d/1zUq3qTgwhUDCo7IW7rv9hTg_RY87WjfEC5t755SPF1s/edit?usp=sharing


1 comentario:

Jerry Jacobs dijo...

No, pues, la traducción esta muy buena. Grácias por haber hecho el esfuerzo!